Volver Atras

Selecciona el Puerto:

Los cuatro equipos de cabeza están en menos cuatro millas de distancia mientras coquetean con la barrera de los veinte nudos de velocidad La lucha por el liderato de la octava etapa de la VOLVO OCEAN RACE está más reñida que nunca cuando la flota apura la primera semana de competición. En torno a las 11:00 UTC, el Turn the Tide on Plastic estaba trabajando duro para defenderse de los ataques de Vestas 11th Hour Racing, Dongfeng Race Team y Team Brunel, ya que los cuatro barcos que comandan la prueba han estado batallando a lo largo de la costa noreste de Brasil para aprovechar la corriente favorable que han tenido en las últimas 18 horas. "Tenemos a Vestas justo a la popa, Dongfeng está a barlovento y Brunel está justo al lado de nosotros", describía Bianca Cook, de Turn the Tide on Plastic, esta misma mañana. "Hemos tenido algunas nubes que no nos han favorecido nada y han empezado a remontarnos. Nos estamos concentrando en nuestro rendimiento, ajustando todo el tiempo y confiamos en nuestra capacidad para aguantar a nuestros rivales hasta el final".

Poco después, se cumplirían sus temores: el Vestas 11th Hour Racing les arrebataba el liderato en el parte de posiciones de las 13:00 UTC, aunque por un margen mínimo. "La vida es buena a bordo y seca en la cubierta, y después de la primera noche sin chubascos, el equipo está bien descansado y de buen ánimo", escribía el navegante Simon Fisher. Ahora, una vez separados de la costa brasileña, los equipos buscarán elegir el carril idóneo para pasar los doldrums, a unas 250 millas al norte, aunque con la flota en el extremo oeste, se prevé que sea el más fácil de los cuatro cruces que han hecho en la presente edición. Más atrás, team AkzoNobel, MAPFRE y Scallywag buscarán la oportunidad de recortar distancias. AkzoNobel, el más cercano a solo 13 millas de distancia, ya está investigando un camino diferente, navega.

MAPFRE TIRA DE PERICIA PARA SOBREPONERSE A UN APAGÓN ELÉCTRICO

La tripulación español aminora el ritmo por una avería que le deja sin control de la quilla pivotante desde cubierta, aunque sigue en la lucha por la etapa. El MAPFRE se ha visto obligado a ralentizar su ritmo temporalmente después de descubrir un problema eléctrico que los dejó sin energía a bordo. El equipo español navega de nuevo a plena velocidad al haber reemplazado el fusible principal de la batería. La tripulación comandada por Xabi Fernández ha vuelto a dar muestras de su gran pericia marinera, aunque aún tienen una dificultad: el patrón no puede accionar la quilla pivotante desde cubierta y necesita un hombre abajo para moverla. "El hecho de que tengamos que usar este sistema para la quilla es difícil porque significa que uno de nosotros tiene que estar abajo con el interruptor para administrar la quilla", explica Ñeti Cuervas-Mons.

"La persona que conduce ya no puede mover la quilla desde la cubierta. Cuando tengamos que virar o trasluchar frecuentemente, o cuando haya muchas maniobras va a ser problemático porque vamos a ser una persona menos en cubierta", añadía el cántabro. Además, el MAPFRE está haciendo esta octava etapa con un tripulante menos por la lesión de Sophie Ciszek. Pero desde que realizó la reparación, el equipo español ha estado ganando millas con respecto a los líderes y el MAPFRE ahora está más al norte que Dongfeng, el team AkzoNobel y Scallywag, aunque al este de sus rivales. Por delante, el Vestas 11th Hour Racing ocupaba la primera plaza en el cuarto y último paso por el ecuador en la presente edición de la VOLVO OCEAN RACE, en un paso por los Doldrums que está siendo relativamente suave. Tras cumplirse poco más de una semana en la Etapa 8 que va desde Itajaí (Brasil) hasta Newport (EE. UU), la tripulación estadounidense de Charlie Enright cruzó al hemisferio norte a las 10:39:40 UTC seguido de cerca por Team Brunel y Turn the Tide on Plastic.

Es la última vez que los equipos tendrán que cruzar el Ecuador y lidiar con los temidos Doldrums, ya que todas las demás etapas tendrán lugar en el hemisferio norte. Tradicionalmente cruzar los Doldrums -una zona caracterizada por vientos y tormentas inestables- en el oeste significa un pasaje relativamente sin obstáculos, y en comparación con los cruces anteriores en esta edición, esta experiencia ha sido relativamente benigna. "Cruzar los Doldrums tan al oeste no suele ser difícil, pero la zona es grande y es posible que haya algunos cambios en el ranking en las próximas 24 horas. Para nosotros, cada parte de posiciones es una fuente de estrés. Puede haber sorpresas desagradables y otras buenas", dijo el patrón de Dongfeng, Charles Caudrelier. "Las nubes siguen siendo un gran desafío. A veces traen lluvia, a veces no. A veces traen viento fuerte, a veces nada. Por el momento, hay una gran distancia con los líderes y estamos un poco decepcionados, pero tal vez veamos mejores resultados mañana", añade.

Desde el tercer puesto, la patrona del Turn the Tide on Plastic Dee Caffari estaba disfrutando la pelea con Vestas 11th Hour Racing y Team Brunel, con los tres equipos separados en el agua por solo seis millas. Por detrás, el Scallywag ha caído 67 millas detrás de los primeros e intentaba mantener el ritmo de sus rivales. Sin embargo, con más de 3,000 de las 5,600 millas de la etapa por disputarse, los ánimos se mantienen altos a bordo. Actualmente parece que todo se jugará en los últimos tres días. “Continuaremos apretando hasta que lleguemos a ese punto, para estar lo más frescos y listos posible y esperar nuestras oportunidades”.

Información facilitada por Ezequiel González, Náutica Canaria nauticacanaria.com


Noticia enviada por Sergio Manuel Hernandez de Leon y Perdomo el Miercoles 02 de Mayo del 2018

VOLVO OCEAN RACE: VIÉNDOSE LAS VELAS, ....

Comentarios

Para poder comentar debe estar registrado

Login:
Password:
Recordar:
Registrate
Recuperar contraseña