Volver Atras

MESA PRESIDENCIAL DEL ACTO DE GRADUACIÓN

El sábado día 8 de abril, en los jardines del Hotel Mencey de Santa Cruz de Tenerife, ente un concurrido número de personas, entre familiares, amigos, profesores y autoridades, los alumnos de la IV PROMOCIÓN, GRADO EN NÁUTICA Y TRANSPORTES MARÍTIMOS, GRADO EN TECNOLOGÍAS MARINAS Y GRADO EN INGENIERÍA RADIOELECTRRÓNICA NAVAL, fueron orlados. Un total de 70 alumnos fueron los graduados, y la mesa presidencial estaba formada por el Rector Magnífico de la Universidad de La Laguna, D. Antonio Martinón Cejas, el Director de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de la Universidad de La Laguna, D. Nicolás Marichal Plasencia, el Subdirector de la Sección de Náutica, Máquinas y Radioelectrónica Naval de la Universidad de La Laguna, D. Antonio Burgos Ojeda, la Subdirectora de Calidad, Innovación Docente y Nuevas Enseñanzas, Dª. María Hernández Molina y el Secretario de la Escuela, D. Isidoro J. Rodríguez Hernández. Muchísimos los invitados que estuvimos presentes, destacando entre muchos, al recientemente nombrado miembro numerario de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación, el Comandante Naval de Santa Cruz de Tenerife, D. Luis M. García Rebollo: el delegado de Naviera Armas en Santa Cruz de Tenerife, D. Javier Jalvo García; la Concejala de Vivienda del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Dª. Carmen Delia Alberto Gómez, así como muchos profesores de la queridísima Escuela Náutica, como la seguimos llamando.

El rector, tras saludar a los presentes, dio la palabra a D. Nicolás Marichal Plasencia que felicitó a los orlados y les indicó que, “ya tienen, los alumnos y las alumnas la formación exigida, una formación del presente, sin olvidarnos de que hemos formado a profesionales del futuro, cada uno en su diferente grado en Náutica y Transportes Marítimos, grado en Tecnologías Marinas y grado en Ingeniería Radioelectrónica Naval”; así albergarán a los futuros oficiales de la Marina Mercante, a los futuros oficiales en Máquinas y a los futuros oficiales Electrotécnicos. Que este año, tiene la oportunidad de informar que se gradúa la primera promoción de estos últimos, los primeros oficiales en Electrotécnico, últimos títulos en incorporarse al sector y como tal, altamente demandados en estos momentos. Finalmente indicó que se está tramitando, para en un futuro inmediato, el que se pueda acceder a los Másteres de Capitán de la Marina Mercante y Jefes de Máquinas de la Marina Mercante y se puedan impartir. Acabó deseándoles a todos una exitosa vida profesional.

Inmediatamente, D. Antonio Martinón dio la palabra a D. Antonio Burgos Ojeda, que tras saludar a los presentes, se dirigió indicando que se graduaban hoy los alumnos de la promoción 2013-2017, que como uno más, a pesar de llevar más de 30 años como profesor de esta Escuela, pero como indica el protocolo en su intervención, se siente la Escuela, muy orgullosa de la formación obtenida y dio las gracias en primer lugar a la familia, por el apoyo en los propios hijos y en depositar la confianza en el centro hasta su graduación y en segundo lugar, a los propios alumnos, por lograr la meta, gracias al esfuerzo, la dedicación y la perseverancia. Luego quiso compartir unas reflexiones que a modo de resumen transmitió: “La carrera de náutica que han escogido para la vida profesional, está bastante diferenciada con las de tierra, las rutas en el mar tienen unas expectativas crecientes y constantes, por la demanda del comercio intercontinental, entre las variadas actividades marítimas. Acelerar la innovación y las nuevas tecnologías en la mar, este progreso se debe a la parte ocasional y aventurera de las tripulaciones y las cualificaciones de los oficiales a dirigir y desarrollar los grandes retos de la Marina Mercante. La actuación de vuestra actividad en el futuro, se fundamenta en los altos valores del marino a lo largo de la historia de la navegación y la vida en el mar, valores configurados desde que se fundó la Escuela allá por el año 1787”. Finalmente invitó a los alumnos y que quizás sea un ruego, que no olvidaran de vuestra estancia en la Escuela Náutica, con el compromiso real con ella, de realizar aquellas actividades que puedan aportar, llagar a la labor docente, con una implicación, para que aporten esa formación permanente, innovadora y actual. Acabó dando las gracias y felicitando a los nuevos graduados

El rector de la Universidad dio paso a los representantes de los alumnos orlados, Dª Elena Hernández Rodríguez y D. Néstor Adolfo Campillo González, que tras saludar a todos los presentes, agradeciéndoles la asistencia y a aquellos que por diferentes motivos no podían estar en el acto; también un agradecimiento muy especial a quienes han hecho posible que hoy se gradúen y a los que organizaron el acto. Haciendo un diálogo, Elena y Néstor, recordando palabras de diferentes profesores, reflexiones, preguntas, respuesta, ¿qué es la vida? Al final, todos con mayor o menor dificultad, con esfuerzo y trabajo, han hecho posible que el sueño se cumpla; familiares sonrientes por tal motivo estaba también en el acto; el haber conocido compañeros que por los destinos de elegir esta carrera, se han convertido en verdaderos amigos. Luego pasaron un video de los alumnos graduados en sus diferentes actividades con el título de, “Querido Yo”, un pen drive con muchas diapositivas y muchísimas reflexiones y el paso por la Escuela a través de los cuatro años de estudios.

A continuación el Rector Magnífico dio la palabra a los padrinos de la promoción y en primer lugar lo hizo la madrina, la Dr. Dª. Beatriz Añorve Díaz, que tras saludar a todos los convocados, les dio las gracias a los alumnos, por el nombramiento de madrina de la promoción. Empezó leyéndoles dos frases bastante pesimistas, muy duras, referente al país, a la juventud, a los hijos, al poder y al fin del mundo. “No tengo esperanzas en el futuro de nuestro país, la juventud ….” Estas frases de muchísima actualidad, fueron pronunciadas hace ya bastantes años, una del filósofo Esiodo y la otra de un sacerdote egipcio, muchísimos años antes de Cristo. Es decir que los conflictos generacionales, siguen, perduran en el tiempo, y el mundo no se acaba. A lo largo de la vida, se reciben muchos palos: “Vds. son muy jóvenes y pocos palos han recibido. Esto se los digo para aquellos que puedan, que den un cambio a la vida sin tener tanto miedo, como el que tenemos los mayores”. Continuó diciendo que le encanta recibir a los alumnos en la Escuela; en sus 31 años que lleva en ella, incluso ya al final, a encariñarse con ellos. Llegan los alumnos, en su mayoría con 18 años, muchos estrenando esa mayoría de edad y que los hay de todo tipo, reservados, como muy extravertidos, incluso algunos que se marcharon y, por las vueltas de la vida, decidieron reincorporarse más tarde, para ellos su mayor admiración, pues incluso ya con una familia, haciendo un esfuerzo y mucho trabajo, acabaron los estudios. También le gusta mucho que vuelvan por la Escuela y más si regresan como profesores, recordó a un compañero, que también fue alumno suyo, D. Enrique Melón, joven callado y sonriente, de la primera promoción que impartió clases y ya no está entre nosotros. Los tiempos han cambiado mucho y no queremos que sólo el profesorado sea mero transmisor de conocimientos, sino también el que los sepan usar, fueron unos conejillos de India, hace 4 años, y se les exprimió todo lo que se pudo, para conseguir con mucho éxito, esta cualificada formación. Finalizó deseándoles toda la suerte del mundo a todos, en este mundo que comienza para Vds., con toda la energía que llevan dentro, enhorabuena y adelante.

Tras recibir unos regalos y un precioso ramo de flores, intervino el padrino, que lo hacía por primera vez, el Dr. D. Carlos Efrén Mora Luis, que agradeció y se sorprendió por su nombramiento. Indicó que cuando al principio, se les da la primera charla, observó las caras de muchos de los que hoy se gradúan, como queriendo marcharse y cambiar de carrera, pero luego, con mucho tesón y sacrificio, hoy ya han terminado estos estudios. Quiso compartir una anécdota con todos: “Estaba una noche sólo, trabajando, cuando me surgió una avería eléctrica compleja. Cogí los planos para un lado, para otro, al derecho, al revés... parecía un jeroglífico, no había por donde entenderlo. En aquel momento me di cuenta de que todos mis conocimientos, que se suponía que tenía, no me servían, no sabía sacar adelante el problema. Entonces me di cuenta de que lo que sabía no era suficiente. Tenía que sentarme hasta poder conseguir resolver el problema; al final era un simple interruptor”. Todo esto lo comentó para comunicarle a los recientes orlados que lo importante no está solo en saber unos conocimientos, sino el poderlos aplicar, unas competencias que lleguen al quid de cuestión. Recuerda y repite las palabras de Dª Beatriz en cuanto al primer año y ser conejillos de India, pero que ha servido al profesorado al repetir las actividades y mejorarlas. Continuó diciendo que estaban a punto de aplicar, todo lo que se aprendió en la Escuela, pero ahora fuera de la misma, y cosas recordarán y muchas se habrán olvidado, pero las habilidades fundamentales, esas no se olvidan, que seguro harán que puedan resolver cosas solos, sin la ayuda de nadie; indicó que han aprendido a partir de errores, y eso es una buena base del verdadero aprendizaje. Terminó diciéndoles, que si todo esto que les ha indicado ha calado en ellos, el éxito está asegurado, lo habrán conseguido. Muchas Felicidades.

Tras recibir unos regalos de los alumnos animadores del acto, vino la parte más emocionante, al recordar la alumna Dª. Elena Rodríguez de la Sierra Castro en representación de todo los graduados, y rendirle un Homenaje al recientemente fallecido profesor, D. Enrique Melón Rodríguez. Nombrando lo padrino de honor de esta promoción 2013-2017. Tras saludar a todos y agradecerles la presencia, muy en especial lo hace a la familia del profesor Melón Rodríguez, que entendiendo los momentos tan duros que están pasando, estén presentes en nuestro acto de graduación. Preciosas palabras, en algunos momentos temblonas, pero nunca, y había motivos, se derrumbó. Y comenzó diciendo: “No entiendo este acto sin tu presencia, pero el caprichoso destino lo ha querido así. El recordar las mañanas frías de febrero, era siempre lo acostumbrado, pero nunca que, el 8 de febrero fuera lo contrario y más sabiendo la noticia de tu marcha. Mi profesor, mi compañero, mi amigo, se había ido. Sabemos que cualquier fallecimiento es doloroso, pero cuando es inesperado y encima es una persona como Enrique, dicho fallecimiento se vuelve más difícil de superar. Siempre mostrando su lado amable, su mejor de las sonrisas, que te enseñaba con verdadera vocación la profesión y lo bonita que es ésta. Sólo puedo decir que somos unos afortunados de haberte tenido como profesor, la vida nos dio un ser irrepetible, los que tuvimos la suerte de conocerte. Era una persona que, su sola presencia irradiaba nuestra paz. Mientras sigamos viviendo y trabajando, formará parte de nosotros. Cada clase que impartió estará siempre en nuestra memoria”. Añadió que Enrique era más que un profesor para ellos, era un pilar fundamental para todos, era el profesor que les entendía, el mayor apoyo en la Escuela. Recordaba en este momento su sonrisa permanente, no había problemas que se le resistiera y siempre encontraba salida a todo. Su satisfacción era enseñar, una persona que marca la diferencia. Terminó diciendo: “Enrique, te marchaste sin dejarnos darte las gracias por todo lo que hiciste por nosotros, tu amistad, tu cariño, tu mano extendida para lo que necesitáramos, seremos modelos a seguir, infinitas gracias, seguros que nos volveremos a ver, hasta siempre capitán”. Tras unos prolongados aplausos, Elena entregó un ramo de flores a su viuda, entre lloros, besos, porqué no sonrisas y muchos más aplausos.

A continuación se procedió, por parte del Secretario de la Escuela, D. Isidoro J. Rodríguez Hernández, a la lectura individual de cada uno de los 70 graduados, a los que se le hacía entrega de su correspondiente Orla, de las manos de sus padrinos, para posteriormente ser saludados y felicitados por los miembros de la mesa presidencial.

Antes de pasar a la clausura del acto, se entregó al delegado de Naviera Armas en Tenerife, D. Javier Jalvo García de un reconocimiento, una “Honorífica Distinción”, por la colaboración prestada con la Escuela Náutica, al permitir embarcar y desplazar, en cuatro ocasiones, con una veintena de alumnos en cada viaje, para las realizar las correspondientes prácticas, un acercamiento a bordo de los futuros profesionales, de acuerdo de colaboración entre la Universidad de La Laguna, Embajador Marítimo de la OMI y la propia Naviera Armas.

DOS MOMENTOS DE ALUMNOS, FAMILIARES Y AMIGOS

Clausuró el acto el Rector de la Universidad de La Laguna, D. Antonio Martinón Cejas, que tras un discurso institucional dio paso al Gaudeamus Igitur, escuchado y algunos cantaron todos de pie.

INTERPRETACIÓN DEL "GAUDEAMUS IGUTUR"

Desde esta página web, Santa Cruz de Tenerife, mi Puerto, queremos FELICITAR a los nuevos "ORLADOS", desearles todo tipo de éxitos en su nueva andadura profesional, y a la propia Escuela Superior en Náutica, Mecánica y Electrónica Naval, por el acto, tan solemne y a la vez familiar donde fueron orlados un total de 70 alumnos.


Noticia enviada por Sergio Manuel Hernandez de Leon y Perdomo el Martes 11 de Abril del 2017

ACTO DE GRADUACIÓN DE LOS ALUMNOS DE LA SECCIÓN DE NÁUTICA, MECÁNICA Y RADIOELECTRÓNICA NAVAL


Comentarios

Para poder comentar la noticia debe estar registrado

Login:
Password:
Recordar:
Registrate
Recuperar contraseña