Volver Atras

Nos encontramos, en la cámara de oficiales del correíllo “La Palma” para hacerle la entrevista acordada con D. MANUEL MORENO ALEMÁN, quien fuera pasajero del mencionado barco, allá por el año 1962, para que nos cuente temas relacionados con el puerto de Santa Cruz, de ayer y de hoy, y especialmente, de sus vivencias y anécdotas a bordo del correíllo, una vez que hiciera todo el recorrido por el mismo, y la primera pregunta es relacionada con el puerto.

MOMENTO DEL INICIO DE PARTE DE LA ENTREVISTA

¿Cómo era D. Manuel, el puerto de su época?

El puerto de antes, no era como ahora, había bastantes barcos pequeños, era un puerto con mucho tráfico, barcos que iban para la Gomera, las otras islas, la península; estaban los correíllos, el Viera y Clavijo, el León y Castillo, éste y otros más chicos; este puerto parecía como que todos íbamos para Cuba, mucho ambiente, se cargaba mucha fruta para África y la península. “Yo me casé hace 48 años y mi suegro navegaba en el Candelaria de Trasmediterránea; tenía una moto y, dejaba a mi novia en casa y traía a mi suegro al muelle, ya estaban los llamados mariquillas como el La Paz, Las Nieves y otros. Se veía que, el barco que iba con mucha gente, era el de la Gomera y el que llevaba menos, era el que se dirigía a Las Palmas. Salía el barco a las 12 de la noche para llegar la Gomera a las 8 de la mañana, iba muy lentos pero seguros”. También recordaba que había muchos barcos fondeados, los petroleros, los de carga, etc.; los cargueros, esperaban que saliera uno del puerto, para entrar otro y hacer la descarga y la nueva carga, aquí en este muelle  Sur. También se acuerda del barco Nuestra Señora de La Luz, que daba la electricidad a las casas de muchas zonas de la isla, hasta que se hizo la Central de las Caletillas. Luego vinieron el Ciudad de Huesca, el Villa de Madrid, Plus Ultra, etc. Recuerdo la época del cambullón, se traía marfil, madera tallada y muchas cosas más. En cuanto a la pesca, estaba la flota de barcos coreanos, que eran de color blanco y se dedicaban a la pesca del atún. Como anécdota, con esta flota, desaparecieron los perros callejeros de Santa Cruz y ahí lo dejo, ellos no iban a buscar a los perros, había personas que hacían el trueque con el atún. En los barcos, los cocinaban y se los comían.

D. MANUEL MORENO, EN LA CUBIERTA DE PROA, QUE NO CONOCÍA

¿Bueno, háblenos del Correíllo La Palma?

La primera vez que me embarqué en el Correíllo “La Palma”, fue en el año 1962, ya hace 55 años, fue un viaje de Las Palmas al Hierro, pasando por Santa Cruz de Tenerife y La Gomera; como siempre, la hora de salida era a las 12:00 de la noche para llegar sobre las 08:00 de la mañana, para continuar a las 12:00 del mediodía para La Gomera y llegar ya pasadas las 8:30 de la tarde. Finalmente volvía a salir de la Gomera a las 12 de la noche, para llegar a la isla del Hierro a las 8:00 de la mañana”. Dice que Siempre se viajaba de noche, menos para ir a La Gomera. Más de un día y medio para llegar al Hierro. Comenta que Viajaban en tercera clase, eran  siete hermanos y sus padres, los camarotes eran sin puertas, había una cortina que separaba las literas de unos y de otros, los mamparos no llegaban, ni al techo ni al suelo, se veía la cabeza y los pies. Ellos salían  poco a cubierta, a coger aire, sus padres no les dejaban por miedo, no conocía la cubierta de proa hasta hoy, pues no se podía acceder, era el paso de la segunda y sobre todo, de la primera clase; corrían lo que podían, por la galería de la tercera clase. Recordaba también que viajaban con los olores a los alimentos y algunos animales. Su padre era maquinista de las palas mecánicas e iba mucho a Valverde a trabajar, estuvieron cuatro meses. No recuerda cuánto costaba un billete, dice como no los pagaba él, pues no sabía. Había como una especie de bacinilla de cobre, agarrada a la litera y los vómitos y el olor, eran bastante desagradables y contagiosos. Cuando se llegaba a la Gomera, reponían fuerzas y lo perdido, en el kiosco Colón de la plaza.

ASÍ DE EXPRESIVO, INDICABA COMO ERAN LOS CAMAROTES DE TERCERA

¿Ahora que ha visitado el barco cómo lo ve?

Bueno, se ve que le faltan muchas cosas, está distinto a antes, le han quitado todo su interior y le parece hasta más grande ahora, de la cubierta para arriba, está muy viejito, hay que meterle mano, ese puente, las lanchas, los pisos de madera, en algunas zonas podrido, las escaleras de acceso a la parte alta; han desaparecido muchos remaches y está todo casi soldado, no se parece a aquel barco que se construyó en el año 1912, pero se ve que flota. “Una anécdota es que había, como unas bocinas por las que se comunicaba a los de máquinas, y yo ahora estaba haciendo o imitando a lo que se hacía entonces, desde el puente y le decía, Antonio sube que ya está la comida”. Decirle a la gente que colabore, que hay falta de “perras” y hay que recuperar el barco como sea, es la historia de nuestros padres y la nuestra, no había aeropuerto y había que desplazarse en ellos como el “La  Palma”. Dice que el barco, hizo su viaje inaugural, el mismo día, mes y año del Titánic, éste naufragó y se hundió y nuestro correíllo sigue vivo, enfermo pero vivo y hay que sanarlo. Le sorprendió verlo en el dique Sur y casi va al muelle Norte para la entrevista, donde lo vio por fuera el año pasado.

¿Algo más que recuerde del Correíllo?

Sí, comenta que por las Fiestas del Carmen, se monta una buen tenderete alrededor del correíllo “La Palma”, el viaja con un amigo, en uno de los remolcadores acompañando a la virgen y escucha el Ave María que canta Chago Melián, desde la proa del barco centenario. Dice: “da gusto oírlo, solemne, la gente respetuosa y al final, aplausos, bocinas y voladores. El remolcador paraba al  lado, muchas lanchas en fila, luego comenzaba la procesión”. Cuenta que estaban presentes las autoridades y muchísima gente en tierra, en el muelle Norte, luego lo iban a celebrarlo dentro del barco, con una buena paella.

VISITANDO EL INTERIOR DEL BARCO, CON EL ALUMNO CRISTIAN

¿Don Manuel nos puede hablar del puerto actual?

Dice que ha cambiado muchísimo y ve que hay menos movimiento que antes, el muelle Sur era el muelle de carga y ahora es de turismo, bastantes cruceros. Está el muelle de Ribera, donde atraca el barco de Trasmediterránea que va a Cádiz, y ahora hay también una enorme estación de cruceros; la dársena de los Llanos con algunos barcos de carga, que traen el grano; el muelle Norte, que está actualmente cerrado, donde atracaba el Jet Foil que iba a Las Palmas y estaba este correíllo La Palma; la terminal de contenedores, eso sí, cada vez con más movimiento, El dique del Este con algunas plataformas y buques de perforación. De la Plaza de España salen los barcos para Las Palmas, uno es de la compañía Armas y el otro, que va a Agaete, es de la Olsen, Dice muy seguro que, “existe un mito, y que alguien me lo tendrá que explicar algún día, si es que en Las Palmas, no se le cobra el agua a los barcos en el puerto, y mira que agua tienen, de potabilizadoras, y aquí sí. Que el desvío de que haya más movimiento allá, es debido a que se les da muchas facilidades y aquí, todo es cobrar y sacar dinero. No lo sé pero, se ha comentado toda la vida”. También nos cuenta que vienen, y eso lo vemos todos, esos “barcos gasolineras, a auxiliar a barcos fondeados o atracados de Las Palmas para darles el combustible. Él cree que es un problema de consignatarias que, o son más listos allá o están mejor preparados. Parece que hay más movimientos de taxis con los turistas, al llegar los cruceros.

EN EL PUENTE DE MANDO, UNA GRAN ILUSIÓN

¿Qué puede decirnos de nuestra Refinería? ¿Y de las Plataformas Petrolíferas y Buques de Perforación?

De la refinería dice que, poco se puede hablar ya, pues ya no funciona, dio muchos puestos de trabajo, ahora solo es un lugar de almacenamiento, vienen pocos petroleros y nos indica que antes había mucho trabajo, cuando se llenaban de arena los exteriores de las mangueras y que se comunicaban desde el muelle Norte, o se rompían, nos llamaban para ponerles grasa o arreglarlas, había trabajo, dentro y fuera. Venía mucho crudo, los barcos que fondeaban en las boyas del  muelle de Honduras para descargar, estaban hasta tres días, y luego venían los pequeños, que cargaban en la propia refinería para llevar gasoil y gasolina a las otras islas. Dice que “el otro día la visité y la vi que está casi igual, parada y me da que ésta, no la van a volver a poner a andar más. Ni gas ni nada, aquí se trae de Algeciras todo, o eso fue lo que me dijeron. Yo apoyaría la refinería, si hay cuidado, pues ya está dentro de la ciudad, El Recinto Ferial, Las Torres Gemelas, el Corte Inglés, toda esa parte de la Tres de Mayo, era la Refinería, las barriadas que están ahí han existido siempre, José Antonio, San José y no ha pasado nada”. Añade que la refinería dio mucho dinero a las guaguas y especialmente a los taxis, en sus distintos desplazamientos para ir o venir al trabajo. Con respecto a las plataformas petrolíferas y buques de perforación, le dicen que están dando dinero al puerto y a la ciudad, si es así, es bueno y si encima crea puestos de trabajo mucho mejor. Dicen que se hacen trabajos de mantenimiento, suministros, reparaciones y otros puestos de trabajo indirectos; que  afean el puerto y a él particularmente, no le gustan, pero sí mostró su preocupación por las plataformas que están fondeadas, ya que están peor, pues aunque no están en los muelles, los turistas que las ven, incluso desde los aviones antes de aterrizar, al principio creen que se está sacando petróleo en la misma costa, frente a la playa de Las Teresitas y esto puede hacer peligrar a Santa Cruz, sus visitas de los propios extranjeros, y realmente todos sabemos que, lo que están es ancladas, esperando turno, pero a primera vista es lo que parece.

D. MANUEL SE EMOCIONABA, CONTANDO SUS VIVENCIAS EN EL CORREÍLLO

¿Conoce el acercamiento del puerto a la ciudad?

Bueno, parece que no se puede acceder o hay bastantes problemas para entrar en el puerto, creo que por seguridad de las mercancías y los atentados a los cruceros”. El muelle Sur, que lo acababa de ver cuando llegó al barco, lo han cerrado con vallas, por la parte de  arriba y nosotros íbamos a pasear, a tomar el aire, a ver barcos como el italiano Archille Lauro que lo secuestraron, o el propio France y muchos más. Tenemos que reivindicar mayor acercamiento, eso sí controlado, que se sepa quiénes están en el muelle, identificados; si no protestas, sacas menos, se podría permitir la pesca, cuando no haya barcos. Pasear por la zona del puerto que no haya mercancías ni cargas, es muy bonito, antes podíamos venir con la familia y pasar un buen rato, más acceso para el transporte público; ahora los tienes que ver desde la Avenida de Anaga, lejos y con dificultades. Seguro que habría chiringuitos, bares, tiendas, etc

¿Cómo es que se encuentra Vd. también, con muy buena memoria?

No tanto, pero la receta está en visitar semanalmente los “Guachinches” de la isla, eso lo mantiene  a uno en perfecto estado mental, nos gusta ir mucho al “Pienso” en la Matanza y las copas al “Búho”. Contó una anécdota del Cambullón y es que le vendieron a uno de Santa Clara un loro y a la semana se le murió y fue a hablar con el “vendedor” y le dijo que si estaba el loro enfermo, y  le dijo que no, que sí, que no, hasta que el vendedor le dijo, ¿tú que le diste de comer al loro, dice pues pipas, pues va a ser de eso, de comer pipas, ese loro no comía pipas.

FOTO DE FAMILIA, EN LA CUBIERTA DE POPA, JUNTO A ÉL, EL AMIGO ÁNGEL, QUIEN FUERA CAMARERO EN EL BARCO Y UNA PRÓXIMA ENTREVISTA

¿Algo más que quieras comentar para esta página web?

Pues la verdad que no, pero aquí mi cuñado Ángel, que también nos acompaña, y que fue camarero del Correíllo “La Palma” y guardia civil en el puerto, sí que puede contarle muchas más cosas, historias y anécdotas”. Nosotros, desde esta página web, Santa Cruz de Tenerife, mi Puerto recogemos la sugerencia y ya nos comprometemos en hacerle una entrevista, no sabemos si antes de marchar a Portugalete, su domicilio actual, o allí mismo, cuando nos desplacemos a finales de julio al País Vasco. Le damos las gracias a Don Manuel Moreno por su amabilidad en atendernos, en desplazarse hasta el propio Correíllo “La Palma” y contarnos algunas de sus vivencias por estos lares y que siga usted tan lúcido.

MOMENTO DE LA DESPEDIDA

Muchísimas Gracias.


Entrevista enviada por Sergio Manuel Hernandez de Leon y Perdomo el Jueves 18 de Mayo del 2017

D. MANUEL MORENO ALEMÁN, PASAJERO DEL CORREÍLLO “LA PALMA”, EN EL AÑO 1962

Comentarios

Para poder comentar la Entrevista debe estar registrado

Login:
Password:
Recordar:
Registrate
Recuperar contraseña